Generations Called to Serve – Spanish Version

translation provided by Professor Tony Bianchi

Wuilver Carrillos

“Trabajando en la comunidad he descubierto que cada persona puede convertirse en un agente de cambio y el trabajo del pastor es acompañar esos cambios”.

Nota del editor: El brillo en los ojos de Wuilver atrae a uno hacia una sincera bienvenida. Su afecto de voz suave inmediatamente hace que el oyente se sienta cómodo. La reserva compasiva de Wuilver ejemplifica la definición de un pastor. Con una dedicación inquebrantable a su Señor, cuida de su rebaño anteponiendo sus necesidades a las suyas. Tiene un firme entendimiento de la doctrina teológica luterana de sus estudios en el seminario, así como un conocimiento práctico del modelo a seguir establecido por sus padres, Francisco y Jesús Carrillos, ambos pastores luteranos que fueron martirizados en 2006. Él y su congregación celebran esa fecha de aniversario cada año con un servicio de recuerdo.

A pesar de algunos contratiempos como resultado del trauma que rodeó ese horrible evento personal, Wuilver se sintió llamado al ministerio. Su esposa, dos hijas y su nieta lo vieron ordenado al ministerio luterano en agosto de 2019. Fue un privilegio para mi compañero y para mí asistir para apoyarlo en ese evento especial.

Cuando entrevistamos a Wuilver por primera vez, sus hijas eran niñas pequeñas y sus objetivos eran completar su propia educación y que sus hijas obtuvieran títulos profesionales. Ahora, muchos años después, su hija mayor está a punto de completar un título universitario de seis años en trabajo social; la más joven sigue estudiando. Su esposa trabaja en conjunto con él en el ministerio.

De Wuilver: Mis padres sirvieron como maravillosos modelos a seguir para mi hermana y para mí mientras crecía en Jayaque, donde nací en 1975. Además de predicar el evangelio, eran líderes comunitarios en derechos humanos que promovían los esfuerzos de la Cruz Roja. Su humilde devoción a la comunidad significaba que respondían a las necesidades en cualquier momento del día o de la noche.

Francisco & Jesus, Wuilver’s parents are pictured on the altar cloth here

Siempre fue mi sentimiento y mi plan seguir los pasos de mis padres y convertirme en pastor. Sin embargo, tuve que interrumpir dos veces mis estudios en la universidad. La primera vez fue por el trauma que experimenté después del asesinato de mis padres cuando tuve que tomar medidas para garantizar mi seguridad personal. Fue un período doloroso en mi vida. La segunda vez que dejé mis estudios fue por falta de medios económicos para continuar.

No renuncié a mis metas y mucho más tarde pude completar mi educación teológica en el seminario y ser ordenado pastor luterano. El Espíritu Santo trabaja dentro de mí para servir a las personas de mi comunidad. Mis dones son escuchar y mostrar solidaridad con los necesitados. Les pregunté a algunos de mis miembros cuáles sentían que eran mis dones y respondieron: “Wuilver es muy paciente. Le gusta ayudar a la gente. Quiere obtener más conocimientos.”  

Desde que me convertí en pastor ordenado de una iglesia, he aprendido mucho de mis miembros. Me enseñan los aspectos prácticos de servir como pastor en lugar de las teorías que aprendimos en seminario. El ministerio activo fortalece mi fe. Yo estoy aprediendo eso que a pesar de lo que está pasando, mis miembros nunca se rinden a pesar de sus desafíos. Parece que los malos tiempos los llevan a la fe levantándose y haciendo; es una fe activa.

Cuando somos jóvenes e inexpertos, tenemos muchos sueños de transformar el mundo, las injusticias y desigualdades que tanto nos duelen; sin embargo, trabajando en la comunidad, he descubierto que cada persona puede convertirse en un agente de cambio y el trabajo del pastor es acompañar esos cambios. Cuando la comunidad se une y se organiza, tienen las respuestas y soluciones a sus propios problemas.

Mis preocupaciones por mi iglesia y sus miembros durante la pandemia incluyen mi frustración de no poder ayudarlos mientras estaban en cuarentena cuando tantos estaban enfermos y necesitaban ayuda. Una preocupación constante es la falta de oportunidades para nuestros jóvenes que crecen en un ambiente de violencia que cierra sus sueños personales y les quita el deseo de estudiar porque la economía no permite esas posibilidades y los obliga a quedarse en casa cuidando de la familia.

Nuestra iglesia recibió apoyo financiero de una iglesia de los EE. UU. para crear una sala de computadoras que financió cinco computadoras, una impresora, papel y servicio de Internet para que los estudiantes asistieran a la escuela en línea. Fue muy útil y apreciado.

Un proyecto de jardinería financiado por una NGO ayudó a establecer semillas, fertilizantes y herbicidas para 40 de nuestras familias. Tuvo mucho éxito y produjo cosechas maravillosas que contribuyeron a su nutrición y estabilidad alimentaria.

Ambos proyectos fueron proyectos a corto plazo que terminaron; estamos solos una vez más.

Los miembros de la iglesia y yo desarrollamos un arreglo para que yo dividiera mi tiempo entre las actividades de la iglesia y el tiempo personal. Durante mi tiempo personal trato de encontrar otro trabajo que me pague para que pueda ganar dinero para comprar comida para mi familia. Sin embargo, dentro de la iglesia surgen emergencias que son parte de mi ministerio a las que necesito responder. Disfruto ayudando a la gente.

[Algunos pastores necesitan tiempo para estar solos para meditar y reflexionar. Cuando se le pregunta si se permite este lujo, Wuilver se ríe.] Vivo con cuatro mujeres y nunca estoy solo, pero ellas me quieren mucho. Hacemos cosas juntos, que está bien para mí.

Servir en la misma iglesia en la que sirvieron mis padres es una gran ventaja para mí. Los miembros saben quién soy y yo los conozco. Creo que hemos alcanzado un sentimiento hermoso, la sensación que todos somos una gran familia. Dentro de la familia de mi iglesia, he descubierto el amor, el compromiso, la unidad y la compasión que definen a una verdadera familia.

Nota del editor: la bondad de Wuilver se extiende mucho más allá de su propia familia y la familia de la iglesia. Con frecuencia se comunica con mi compañero y conmigo para comprobar nuestro bienestar y salud. Podemos contar con recibir montones de fotos preciosas con casi todas las notas. ¡Siempre nos levantan el ánimo en nuestros peores días! ¿Quién no podría sonreír cuando esto viene en nuestra dirección?

Home (Return to Embracing El Salvador – “Generations Called to Serve” – English Version)

Leave a comment for: "DWAYNE FERNANDES – Spanish"

Contributions

    Afflicted with Hope / embracingelsalvador.org is one of many outreach ministries at
    Saint Stephen Evangelical Lutheran Church (ELCA)
    30 West Main Street, PO Box 266
    New Kingstown, PA 17072

    Tax deductible donations for support of this work in El Salvador may be sent to the above address.