DWAYNE FERNANDES – Spanish

Translated by Profesoro Espanol Tony Bianca


“(El pueblo salvadoreño) los invita no solo a sus hogares sino también a su vida”


Nota del editor: Dwayne fue un regalo inesperado para nosotros. Esperábamos entrevistar a su colega Anna Grieg en el Programa Soya en el barrio de San Ramón de San Salvador. Mientras

esperábamos su llegada, tuvimos el privilegio de hablar con Dwayne, quien trabaja en conjunto

con ella. Este misionero de Maryknoll trabaja aquí, proporcionando suplimentarios alimentos nutritivos a familias marginadas que viven en este barrio peligroso infestado con pandillas and trabajando con un grupo de VIH/SIDA en otra sección de la ciudad.

¿A dónde llamas hogar?


Mi familia está en la India. Tengo ciudadanía allí. Tengo una tarjeta verde de los EE. UU. donde viví, estudié y trabajé. Hice un año de residencia en el Hospital York en York, Pensilvania, después de pasar un tiempo en Europa.


¿Cuál es tu entrenamiento formal?


Mi capellanía se ocupó de la terapia de duelo y la terapia de trauma.


¿Qué experiencia transformadora fue responsable de que termines aquí en El Salvador?


En 1994, cuando llegué a los EE. UU. como ilegal, necesitaba trabajar en Dairy Queen y ser camarero por dinero en efectivo mientras esperaba mi papeleo para obtener la ciudadanía. Siempre buscaba por encima de mis hombros a las autoridades. Esa experiencia me puso en contacto con lo que les sucede a los ilegales en todas partes y es parte de lo que me trajo aquí a El Salvador para que pudiera experimentar ambos lados del problema de la inmigración.  Quería ver el reverso de la misma. Al vivir en los Estados Unidos, al principio estaba confundido cuando veía a personas latinas cargando grandes bolsas de comestibles en el autobús. Ahora sé lo que eso significa tener que caminar a todas partes cuando no hay transporte. Quería venir aquí para sentir la inmigración inversa para comprender todas las dinámicas y los problemas involucrados.


¿Qué sorpresas aprendió sobre si cuando vino a El Salvador?


Al llegar a El Salvador se quitan sus valores y creencias anteriores tan pronto como llega a ser uno con la cultura. Mi sentido del materialismo me ha cambiado por completo. En los Estados Unidos ya habría tenido zapatos nuevos, pero aquí me siento cómodo usando los mismos; esto me hace sentir uno con la gente.

Desafía mi fe a diario. Me hace consciente de la realidad: ver la pobreza en su punto más bajo y las personas que piden ayuda, las personas que necesitan asistencia. Me hace consciente del medio ambiente, como la cantidad de agua que uso. Algunas personas obtienen agua solo dos veces al mes, y eso me impacta. Hago esfuerzos para conservar agua y electricidad porque parece un derroche cuando veo que mi vecino lo recibe solo dos veces al mes.


¿Puede compartir cómo divide su tiempo trabajando aquí?


Paso unos dos o tres días a la semana aquí en el Proyecto Soy y casi al mismo tiempo con la comunidad de VIH / SIDA.

Usted mencionó que está preparado en terapia de duelo y trauma. ¿Utiliza esas habilidades aquí en la comunidad de San Ramón trabajando con familias afectadas por la muerte por pandillas?


No tengo experiencia ni formación en el trabajo con pandillas. Muchos otros aquí ya están trabajando con la población de pandillas. Prefiero centrarme en la comunidad del VIH / SIDA, donde la necesidad de apoyo es muy grande.


¿Qué antecedentes tiene para trabajar aquí en el Proyecto Soy?


Soy un chef capacitado, por lo que Ann y yo formamos un gran equipo que provee  suplementos nutritivos y entrenamiento para las familias que viven en la pobreza en esta comunidad. Estamos tratando de ser autosuficientes trabajando en un plan de marketing y ventas para subsidiar el programa gratuito que existe.

¿Cuánto tiempo planea quedarse en El Salvador?


Un misionero Maryknoll firma un contrato de tres años que puede renovarse. Necesito regresar a los Estados Unidos para volver a volver a aplicar para la ciudadanía y cumplir con algunos requisitos de visa, y luego espero extender mi contrato con Maryknoll para permanecer aquí indefinidamente.

La gente me pregunta por qué quiero quedarme aquí en El Salvador, y creo que la alegría de estar con la gente es tan intensa que la amenaza de violencia es secundaria a la felicidad que siento.


¿Qué medidas toma para proteger su seguridad?


Las personas dentro de esta comunidad han visto mi cara por un tiempo y están acostumbradas a mí. Aún así, cuando hago mandados, generalmente los hago con mujeres locales que me acompañan.

¿Cómo describiría al pueblo salvadoreño?


¡Dan la bienvenida! Te invitan no solo a sus hogares sino también a sus vidas. Los valores familiares son enormes aquí.


¿Cómo equilibra la intensidad de tu trabajo con tu vida personal?


Me mantengo atlético yendo al gimnasio cinco veces a la semana.


Ahora que HA vivido en el reverso de la inmigración, ¿qué ha aprendido?


He vivido la vida de un ilegal. Es tan cruel la forma en que el sistema de inmigración en los Estados Unidos está funcionando ahora. Estas personas NO vienen por una vida mejor. Vienen solo para mantenerse con vida. Si se quedan aquí, serán asesinados a tiros. No tienen a dónde ir. Los latinos son tratados tan mal.

¿Qué esperanza tiene para El Salvador?


Dado mi experiencia en la capellanía lidiando con la muerte y morir, encuentro que la esperanza es subjetiva en un país que cambia de una persona a otra. Más que la esperanza es viajar con la gente y estar con ellos donde están. No puedo traer esperanza o decir que las cosas mejorarán. Puedo viajar con ellos e identificarme con sus sufrimientos y caminar en sus zapatos. Tengo fe que es diferente a la esperanza. La fe es la cruz. Tiene que ir con Jesús a la cruz y no esperar milagros, sino esperar que Dios camine con la gente. La Resurrección ocurre en porciones pequeñas o grandes. Hay muchos Viernes Santos.

El pueblo salvadoreño tiene mucha fe cuando permite que sus hijos se vayan porque tienen más fe que esperanza. Saben que hay muchas posibilidades que nunca volverán a ver a sus hijos. “Dios sabe lo que hace” es su creencia.


¿Qué sostiene el alma?


La experiencia de vulnerabilidad aquí. Es una rendición total a Cristo saber que alguien me está cuidando.


Home (Return to Embracing El Salvador – Dwayne Fernandes – English Version)

Leave a comment for: "Juan Antonio Galdamez Monge – Spanish"

Contributions

    Afflicted with Hope / embracingelsalvador.org is one of many outreach ministries at
    Saint Stephen Evangelical Lutheran Church (ELCA)
    30 West Main Street, PO Box 266
    New Kingstown, PA 17072

    Tax deductible donations for support of this work in El Salvador may be sent to the above address.