Mirna Perla – Spanish Version

MIRNA ANTONIETA PERLA DE ANAYA JIMENEZ

 

” sin embargo, sentimos con certeza , que las cosas tenían que cambiar.

 . . . . También comprendimos que no teníamos más remedio que actuar ” .

Mirna Perla

Mirna Antonieta Perla De Anaya Jimenez

 

Nota del Editor : Los términos “acompañamiento ” y ” procurar ” se entrelazan como parte de la tela que teje la vida de Mirna desde el momento en que era una pequeña niña hasta la actualidad. Los detalles que tanto vivió y observó a principios de su vida, dejan una marca indeleble en su mente en cuanto a lo que se vio obligada a abordar y mejorar una vez que ella se convirtió en adulta.

Ella nunca se ha desviado de su objetivo. Ahora, como magistrada de la Corte Suprema , que es capaz de acompañar a su pueblo cuando en su representación hace cabildeo y la toma de decisiones sobre la legislación que les favorece. Esta posición también ofrece oportunidades para servir como una defensora de los intereses especiales del pueblo, por ser una voz para los oprimidos.

Lo que es especialmente impresionante es que Mirna es una de esas raras funcionarias electas que es a la vez compasiva y muy accesible. Ella es una persona de su pueblo. Usted la ve marchar en las calles lado a lado con personas cuyas causas ella apoya . Ella visita y envía notas personales a los que necesitan apoyo y aliento. Mirna nunca se ha desviado de su propósito , ni olvida a los que la eligieron para esta posición, las personas cuyos derechos defiende.

Es un privilegio tener la oportunidad de entrevistar a esta lideresa convincente y eficaz que además elimina no sólo las altas pilas de archivos fuera de la mesa , pero también su horario , no una vez , sino dos veces, para permitirnos entrevistarla en la sala de la corte así como en la cena.

La honorable juez Mirna compartió lo siguiente :

Hay dos cosas que siempre han sido grandes motivadores y que me impulsan en mi vida. En primer lugar, quiero a mi pueblo y siempre he querido ser parte de la lucha por mejorar su situación ya sea este el nivel de vida, la dinámica familiar, la salud, las condiciones de trabajo , o los derechos humanos. En segundo lugar , sé que significa la pobreza, por haber estado expuesta a ella y vivirla de niña. Yo sé lo que significa vivir sin casa , sin ropa, sin el cobertura de salud. Pero mi propia pobreza no estaba en el nivel extremo que me toco presenciar.

Nací el 8 de enero de 1954, en Nueva Esparta, en el departamento de La Unión, yo era la cuarta de cinco hijas. Cuando mi familia llegó a la parte central de San Miguel, vivía en un mesón con vistas a una casa de prostitución. Me entristeció ver a los niños pequeños que vivian en muy malas condiciones . En algún momento mi familia fue capaz de permitirse el lujo de alquilar una casa.

No pasó mucho tiempo para que empezara a darme cuenta de que las cosas en mi mundo no iban bien. Prevalecen los educadores de profesión en mi familia, y yo a menudo acompañaba a mi abuela y dos tías, a la escuela rural cuando iban a enseñar. Observé a los niños en muy mal estado. Me entristeció ver a ninguno de ellos poseía un par de zapatos o un cuaderno. Los niños con frecuencia desmayaron de hambre en la escuela porque no había comida en sus hogares. (Dicho sea de paso, mi abuela tenía un gran respeto por las sensibilidades del presidente Kennedy a las cuestiones sociales. Sus estudiantes pueden haberse beneficiado de algunos de los programas que inició con ayuda de USAID distribuyendo leche, maíz y trigo. Estaba muy conmovida por su asesinato.) Una de mis tía-abuela enseñaba en el departamento de Morazán, zona que fue golpeada especialmente duro durante la guerra civil por muchas masacres. Recuerdo que mi abuela trabajando duro para recoger mariposas y llevar otras cosas interesantes a sus clases para captar el intereses de sus estudiantes. Ella doblaba hojas de papel y los transformaba en cuadernos, dibujaba un diseño en la portada para que cada niño pudiera colorear con el fin de dar a cada niño su propio cuaderno. Al ver el cariño con que mi abuela y tía-abuelas atendían las necesidades de sus estudiantes sirvieron como un modelo maravilloso para mí.

Ver que personas en mi familia asumen roles para ayudar a otros, alimentaron mi deseo de labrar un papel similar dentro de mi propia vida. Mi padre, que más tarde se separó de mi madre , había trabajado en la oficina del alcalde, y también él siempre trataba de ayudar a los analfabetos a preparar sus escritos con el fin de defender sus derechos. Estos miembros de la familia también compartían muchas historias conmigo aumentando cada vez más mi conciencia de las grandes necesidades de mi pueblo. Comencé a interiorizar los valores que se me estaban enseñando, y las injusticias de la gente resonaban dentro de mí.

El padre Oscar Romero, quien aun era un párroco católico de San Miguel antes de convertirse en arzobispo, hizo mucho más que enseñar doctrina de la iglesia y llevar a cabo las tareas necesarias iglesia. Amplió mis puntos de vista sobre la religión más allá de lo que me enseñaron originalmente sobre valores morales fundamentales y la caridad. Padre Romero estaba bastante involucrado en muchos programas de extensión a la comunidad , incluidos los jóvenes y los ancianos. Él inculcó en los laicos de la Iglesia la necesidad de participar.

Cuando yo era joven aprender a ser solidarios también vino como resultado de una difícil situación familiar. Mi madre se sorprendió al descubrir los papeles del divorcio entre otros papeles de mi padre. Nunca se había abordado el tema con ella. Todos nosotros, los niños sabíamos que el estaba lejos durante la semana y los fines de semana volvía. Mi madre estaba tan enojada que cuando ella lo confrontó sobre su descubrimiento, ella terminó saliendo de la seguridad de nuestra casa con los cinco de nosotros a cuestas. Nuestro único recurso fue ir a vivir con mi abuela, que de pronto se encontró con la necesidad de apoyarnos financieramente. En consecuencia, nosotros, como niños encontramos la manera de ser solidarios unos con otros para mantener nuestra familia unida y funcionando. La otra lección importante que aprendí de esa experiencia es como los niños pueden ser tan vulnerables. Recuerdo que pensé : “Cuando sea mayor, voy a ganar un montón de dinero y dárselo a gente que lo necesita ! ”

Aunque nosotros, cuando niños teníamos las necesidades básicas cubiertas, no fue obstáculo para ser humillados frente a nuestros compañeros sobre las cosas que no podíamos pagar. Tengo recuerdos vívidos de momentos cuando haciendo fila para la oración de la mañana en la escuela católica a la que asistíamos, la monja decía delante de todos , ” Las niñas Perla son no pueden hacer su examen de hoy, ya que su madre ha pagado los tres colones ( que es realmente nada en absoluto ) necesarios para ello, y hasta que venga a pagar o explicar por qué no puede pagar, ellas no pueden hacer examen.” En el instituto no tenia los 10 colones necesarios para comprar un libro para mis estudios y tenia que andar sin ellos. Fue muy vergonzoso.

No se si era por mis dificultades en la infancia o simplemente mi genética , que tendía a ser un poco hiperactiva y no una muy buena niña. Recuerdo subir a la cima del campanario de la iglesia del padre Romero y sonando las campanas haciendo el mayor ruido que podía ocasionar. Me encerraban en la casa de mi abuela en la ciudad, sin embargo, me las arreglé para saltar por la pared en la parte trasera de la casa para ir a jugar. En la casa de mi otra abuela en el campo, tendía a disfrutar corriendo hacia el río y subir a los árboles, por lo que mi abuela me empezó a atar con una cuerda ! Ella era una mujer muy dura! sin embargo yo era muy decidida, y nunca perdí esa determinación.

El ejército comenzó a ver la universidad como una cuna de subversivos mas o menos al mismo tiempo en que yo entre en 1973. La Universidad Nacional había sido recientemente reabierta después de un año de estar cerrada debido a la intervención militar. Mi hermano mayor, que tenia con una beca , fue dirigente estudiantil al momento que había sido cerrada . Él estaba siendo perseguido y tuvo que huir con el fin de mantenerse a salvo . Mi hermana Edith y yo entramos el mismo año becadas, porque nuestra familia no tenía recursos financieros. La situación en la universidad era muy inestable , y era cerrará periódicamente después que habíamos empezado.

Mi beca fue de 50 colones al mes . A veces nos pagaban y otras veces no. Necesitábamos ese dinero para vivir. Una de las cosas por lo que los estudiantes nos organizamos era para pedir que el pago fuera consistente. Yo estaba en formación de la conciencia social y me uní a un movimiento estudiantil revolucionario. Empecé a entender que la estructura de la sociedad no necesariamente debería ser que sólo unas pocas personas tienen todo frente a muchas personas que no tienen nada.

Como alumna de derecho, estudié economía, sociología y filosofía. Comenzamos a pensar en maneras de resolver los problemas de nuestro país dentro de la estructura socio-económica que teníamos. Mi prioridad era darle vuelta del todo al régimen militar. El movimiento estudiantil fue un movimiento muy importante con muchos pensamientos revolucionarios. Era una primavera de revolución en esa época. No tenía planes de carrera para convertirme en una abogada.

Todos estábamos definitivamente con miedo por nuestra seguridad durante esos años. Sabíamos de los peligros y vivíamos con el conocimiento que los militares nos podían torturar, desaparecer y matarnos. Hacíamos lo que podíamos para tomar precauciones. Pero también tomamos la decisión de que si esto significaba perder la vida , eso era un riesgo que estábamos dispuestos a tomar. Al mismo tiempo, también comprendíamos que no teníamos más remedio que actuar. Si realmente queríamos nuestra gente, la única manera de cambiar las cosas era a través de la organización . Yo había aprendido de mi formación cristiana que el mismo Jesús renunció al poder en torno a él, con el fin de dar ejemplo en su época.

Herbert ( Anaya ) y yo nos conocimos durante este tiempo en la universidad. Ambos venimos de contextos de pobreza, aunque la de Herbert era más extrema que la mía. Durante nuestros años de universitarios trabajamos juntos constantemente dentro de las organizaciones estudiantiles. Desde el principio pensé que yo iba a morir en cualquier momento. Él y yo pensamos que íbamos a tener que renunciar a nuestras vidas. Nunca consideré casarme o tener una familia. Yo tenía miedo de todos y me reocupaban todos. Sentimos con certeza, sin embargo, que las cosas tenían que cambiar.

A decir verdad, Herbert me pareció un hombre ridículo al principio, con todos sus poemas, pensamientos, las cosas “allá arriba “, y lentes. No era más que un compañero en el movimiento estudiantil. Pensé que sería un gran revolucionario. En medio de una crisis, el sacaba uno de sus grandes poemas, y yo pensaba, este no es el momento adecuado para esto.

Cuando pasó la masacre de 1975 en la universidad, las cosas rápidamente se pusieron muy serias y graves. Nosotros, los estudiantes de la marcha estábamos decididos en llegar al centro de San Salvador. Fue sólo porque dos compañeros me ocultaron cuidadosamente después de que caí desde el puente y me rompí la pierna lo que impidió que acabara entre los desaparecidos. Yo no sabía todo lo que pasó hasta que Herbert llegó al hospital dos días después de explicar todo el escenario. Me llevó 75 colones para cubrir el costo de mis gastos médicos y de taxi. A continuación, siguió actuando como mi puente personal para comunicar la información de lo que estaba sucediendo en el exterior y la realidad de convaleciente en mi casa, mientras me curaba. En ese momento comencé a apreciar más sus poemas, lo encontré menos ridículo , y cambie mi forma de pensar sobre él. Rosa nació nueve meses después. (Véase el relato de su hija Rosa Anaya para mas detalles de la historia sobre la masacre de la universidad).

Yo estaba en mi tercer año en la universidad cuando me rompí la pierna y nació Rosa. Hubo cierres de la universidad ese año. Seis meses más tarde tuve la oportunidad de volver. Trabajé como secretaria un juzgado de paz en 197. Era difícil debido a la gran cantidad de detenciones de jóvenes. Herbert y yo tuvimos cinco hijos todo entre los años 1976 y 1982 . Sólo traté de seguir trabajando a tiempo completo para obtener un ingreso, al mismo tiempo que seguía con el estudio.

Herbert estaba trabajando en un tribunal en otra ciudad y que tenía que recoger los cuerpos y tomar testimonios de personas que fueron torturadas. Seguimos trabajando a tiempo completo, así como los fines de semana, cuando apoyábamos a las personas con charlas y conferencias sobre cómo defender sus derechos humanos.

En 1980 Herbert decidió renunciar a su trabajo, con el fin de dedicarse a tiempo completo a la Comisión de Derechos Humanos. Ese organización había (ASESINADO) a su presidente, y era común encontrar cadáveres en su puerta. Dos meses más tarde, una de sus trabajadoras fue desaparecida y luego la descubrieron asesinada en una playa. Un par de días más tarde, otro empleado fue asesinado a tiros. A partir de entonces , los acontecimientos se intensificaron , y la vida era muy dura.

En octubre 26,1987, Herbert fue asesinado fuera de nuestra casa cuando intentaba llevar a todos los niños a la escuela, pero Rosa fue la única testigo. Los otros niños no habían salido de la casa aún. La investigación nunca ha sido completada. El gobierno cumplió con requisito de las demandas internacionales, montaron un espectáculo y condenaron a alguien que era absolutamente inocente del crimen. Debido a que yo estaba siendo implicada en el crimen, tuve que sacar a los niños del país para proteger a todos. Nunca habría sido mi decisión dejar mi país si no fuera por el inminente peligro que todos enfrentamos en ese momento. (De nuevo, lea la historia de Rosa Anaya para los detalles de la ubicación de ella y los niños durante los años siguientes).

Si no fuera por las oraciones de mi madre y abuelas , probablemente no estaría viva hoy . He logrado sobrevivir mucho más que la masacre de 1975. Cuando estaba embarazada con Rosa en 1976, fui detenida en aislamiento en una celda oscura con muchos insectos y torturada con descargas eléctricas durante 24 horas hasta que mi madre habló con un amigo que fue capaz de sacarme. De lo contrario, puede haber quedado en calidad de desaparecida. En 1979 un profesor y yo regresábamos de Costa Rica sólo para descubrir que la policía nos esperaba en el aeropuerto. Afortunadamente , su esposa estaba allí junto con amigos que eran trabajadores del aeropuerto y que estaban en condiciones de intervenir. La llegada de nuestro avión coincidió con la de otro avión lleno de extranjeros que querían cambiar dólares por colones, esto causa mucha confusión en el aeropuerto. Si no hubiera sido por esos dos acontecimientos sucediendo a la vez, de nuevo, yo podría haber terminado entre los desaparecidos. Cuando Herbert y yo estábamos juntos, estábamos constantemente en el mira de la policía, y no sé cómo me las arreglé para permanecer con vida. De alguna manera la protección de Dios no permitió que ninguno de los hijos de mi madre fueran perjudicados a pesar de toda la persecución violenta.

El miedo no disminuyó, incluso después de los Acuerdos de Paz. Muchas luchas llevaron a esa negociación (no es que yo personalmente estuve allí durante las negociaciones ) que se firmó en 1992. Pensé que era seguro regresar a casa con los niños. Un día estaba conduciendo con dos de mis hijos, un amigo, y la Hermana Peggy fuera Suchitoto cuando hicieron parada a mi coche. Cuando vi las luces, yo primero pensé que era policía. Entonces me di cuenta de dos personas gorros navarone sobre sus caras y me ordenan salir del coche, así que yo sólo pisó el acelerador y salgo conduciendo como “McGyver .” Conocía esos caminos de haber sido juez en Suchitoto durante tres años y no estaba mirando por dónde iba. Yo solo conduje. Ellos comenzaron a disparar y le dieron a mi hijo, que dijo que había disparado, pero yo le dije: “Yo no puedo detenerme o nos matarán a todos .” Simplemente seguimos adelante hasta que llegamos al hospital. Sus lesiones eran sólo en la piel y el músculo y no en órganos internos. Sin saber si se trataba de un ataque de un escuadrón de la muerte, volví a empacar a los hijos y abandone el país. Una vez más, mi familia y yo tuvimos la suerte. después de la firma de los Acuerdos de Paz otros encontraron su destino, entre ellos tres ex comandantes guerrilleros. Uno recibió un disparo en su negocio en Santa Tecla. Uno que estuvo involucrado en el movimiento de profesores fue asesinado. Otro murió en una situación muy similar a Herbert en que estaba llevando a su pequeña hija al kínder cuando le dispararon.

sentimos como familia no ha habido justicia en el caso de Herbert, así como muchos otros de la guerra. Tenemos que romper la impunidad en el país en torno a estos casos.

Una manera para nosotros procesar la pérdida de Herbert es compartir su historia con muchas personas, tanto dentro como fuera del país . Esto me ha dado la oportunidad de ver lo valioso y fuerte del trabajo fuera del país ayudando a establecer organizaciones como la Comisión Centroamericana de Derechos Humanos. Ha sido una alegría para mi familia ver los resultados del producto de nuestra lucha.

Mis años en la universidad trabajando en cooperación dentro de las organizaciones estudiantiles pueden haber sido un buen entrenamiento para prepararme para algunos de estos retos que he tenido que lidiar durante mi vida adulta. La transición de un país en guerra a un país en paz tiene su propio conjunto de problemas. ¿Cómo se puede reinsertar a un grupo de personas que estaban luchando por ti, pero son vistos por algunos como que la lucha era en contra de ellos? Fue una guerra civil. La obtención de recursos por parte del gobierno para ayudar a los ex combatientes con la agricultura y las pequeñas empresas que beneficiará a todo el mundo es un gran problema. Hay muchas personas que regresaron de la guerra con lesiones permanentes y no hay recursos. Tenía que haber instituciones establecidas para los huérfanos, veteranos, víctimas directas de la guerra, y están aquellos que tienen traumas psicológicos. Como resultado de la tortura y trauma severo, muchas personas se han vuelto en abusivos y violentos en sus familias, en sus lugares de trabajo, en sus comunidades. Tenemos que aprender y hacer frente a todas estas cuestiones.

Sin embargo, en el lado positivo, el hecho de que en este país somos capaces de elegir a las personas para los cargos, es una dirección positiva para nosotros. Mi posición en este tribunal es una prueba de que la gente es capaz de elegir o por lo menos proponer personas para estos puestos, esto no lo hemos podido hacer en épocas anteriores. Este cargo que tengo es considerado el más alto grado en el sistema judicial.

Había otra mujer antes que yo (Marina de Avilés ) que sirvió como la primera mujer magistrada electa a la Corte Suprema en El Salvador. Fui elegida en 2003. La forma en que logre llegar a este tribunal fue a través de la lucha de la gente dentro del sistema. La gente me permitió este trabajo sabiendo que Mirna está aquí porque es Mirna y su posición no ha cambiado porque es una magistrada de la Corte Suprema.

Hay cuatro salas en la Corte Suprema y los 15 magistrados. Yo sirvo en la sala de lo civil que cubre casos de familia, laborales, civil y mercantil. El proceso de llegar a ser electo, supone la selección de entre una serie de nombres que son votados por las organizaciones de abogados en el país, además de ser propuesto por las organizaciones sociales. Esos nombres son entonces sometidos a votación y se ofrecen ternas a la asamblea legislativa. A partir de esa lista de nombres, la Asamblea Legislativa decide quién entra a la corte. He recibido muchos votos por ser conocida entre estos dos grupos de personas. Yo, literalmente, quiero mantener ese espacio por eso tengo debo estar abierta para el pueblo.

Nosotros, los magistrados tenemos la responsabilidad de nombrar a los jueces, disciplinar a los jueces y destituir a los jueces cuando sea necesario. He apoyado la organización de una sección de la corte, específicamente para los derechos de los niños. Empujé la ley para la protección contra la violencia familiar y la protección del medio ambiente. Ahora estoy proponiendo una reforma laboral para que la gente pueda tener una respuesta más rápida a sus necesidades en el ambiente de trabajo. Dentro del área de trabajo, por ejemplo, apoyo los temas de derechos laborales que involucran a personas con despidos injustificados, problemas por vacaciones, y compensación por el tiempo laborado cuando es despedido.

Otra faceta de este cargo requiere la participación en diversas comisiones. Por ejemplo, yo soy parte de la Comisión de Mujeres para impulsar leyes hacia su protección y empoderamiento. Este es un trabajo difícil, ya que hay un sistema judicial entero en un tribunal que es totalmente machista por su cultura.

No se trata sólo de mí, soy parte de todo un grupo de jueces que mantiene firme sus valores y sigue la lucha. Esas cosas que aprendí cuando era niña, aquellos valores que aprendí cuando era niña, son los mismos que sostengo hoy, y los mantendremos siempre. No importa dónde estoy.

A veces mis compañeros, los otros jueces y yo estamos en desacuerdo en ciertos casos, por supuesto. Por ejemplo en casos en que algunos de ellos pueden tender a ser más tradicionales en su forma de pensar y sus decisiones de lo que puedo ser yo. Cuando estoy en desacuerdo con una decisión, trato de explicar a los demás magistrados dentro de la sala y escribir las razones por lo que no estay de acuerdo en un tema. Puede que no sea suficiente para ganar el caso, no obstante, por lo menos queda registrado.

Mis puntos de vista son a veces impopulares entre la administración. Por ejemplo, cuando tomamos posesión del cargo, presenté al Presidente la propuesta para que redujera su salario a la mitad y colocar la otra mitad en programas de justicia social. Los salarios de nuestro personal fueron todos cortados por la mitad. Eso no le cayó muy bien, y él no ha sido capaz de establecer una diferencia real entre sus políticas y las de otros ex presidentes. Le sugerí que acompañara a la familia de Marcelo Rivera, el ambientalista que luchó por los derechos de su país quien fue asesinado recientemente en la zona de Cabañas, por lo menos mediante el envío de una carta. Eso nunca se hizo, y me enteré más tarde, que el presidente en vez de eso estaba viviendo la gran vida en un yate ese fin de semana.

Soy plenamente consciente que esto sucede en otros países también. Usted en los EE.UU. son sin duda conscientes de que su gobierno se involucra en los asuntos de otros países con el fin de explotar los recursos áreas en la que justifican su involucramiento en el extranjero diciendo que van a proteger a la gente. Es su propia gente, los militares ciudadanos estadounidenses, quienes son los primeros en ser enviados a morir en esas guerras. El Medio Oriente es más importante que los países más pequeños como Honduras, por ejemplo, que no tiene nada en términos de recursos para ofrecer. Mientras tanto, la gente en Honduras están sufriendo la represión total y absoluta, siendo torturados, perseguidos y asesinados porque nadie está haciendo nada para protegerlos del golpe de Estado, se esta concesionando la totalidad de sus bosques que pertenecen al pueblo indígena, entregaron la minería a operaciones internacionales, y las explotan. Es vergonzoso e indignante para mí, saber que nosotros los salvadoreños, hemos sido cómplices de la represión en esta situación también.

Los tres prioridades que los ciudadanos estadounidenses podrían ayudar a El Salvador son: 1) Los EE.UU. tiene una gran cantidad de información que podría compartir para reducir la impunidad sobre las masacres de nuestra guerra civil en términos de responsabilidad. 2) El CAFTA ha hecho mucho daño a la gente. Deshacer ese tratado haría un gran bien. La migración a través de México hacia los EE.UU. en busca de trabajo es prueba de que estos tratados no están haciendo ningún bien. Como resultado de ello se esta destruyendo nuestra cultura en general y la sociedad. Otro problema es que nuestro pueblo vuelven a casa porque la economía de EE.UU. no puede apoyar a los trabajadores, pero regresan con una mentalidad consumista. Alguien que salió de una comunidad campesina no quiere volver a esa misma comunidad. 3) Respetar nuestra cultura e identidad.

Los ciudadanos pueden presionar al gobierno de EE.UU. a cambiar su política represiva, contra el dinero que viene para más opresión en lugar de mejores alternativas. Financiamiento diseñado para abordar las raíces y las causas del problema es lo mejor. Países como los nuestros necesitan más apoyo en forma de oportunidades para las familias y los jóvenes para desarrollarse.

Tenemos que fortalecer a la policía para que puedan perseguir los delitos. En este momento es la culpa colectiva, cuando alguien muere y dicen: “Es la pandilla. ” Así que un crimen no es investigado y ninguna persona específica es acusado, sino más bien un grupo recoge de la calle. Eso crea impunidad. Porque tiene que haber una petición presentada en cuanto a la inconstitucionalidad de la acción a la corte para hacer una inversión de la acción, las personas tienen miedo de la capacidad de la policía y de la manipulación de los medios de comunicación. Mucha gente tiene una mentalidad dictatorial; hemos vivido bajo dictaduras durante tanto tiempo que piensan que sólo funciona la represión y así se resuelven las cosas. Así que en la mente de algunas personas, tener armas se justifica con el fin de defenderse. Puede ser muy frustrante para estar en el medio de la parte superior del gobierno.

Estamos llegando a la conmemoración de los 30 años de la masacre de la universidad en 1975 que recuerdo muy bien. En ese momento ya sospechábamos que los militares habían infiltrado la universidad. Más tarde nos enteramos de que el ejército estaba vendiendo drogas para desalentar la lucha de los estudiantes organizados. Ahora estoy oyendo que lo mismo sucede con la policía proporcionando armas y drogas a las pandillas en un esfuerzo para ponerlos unos contra otros, incluso entre los institutos. No quería creer que eso era cierto hasta que lo escuché de varias fuentes diferentes. Este mismo fenómeno ocurrió en España y probablemente en otros países. A veces no quiero ni abrir un periódico porque las características de estos crímenes suenan tan similares a los crímenes de los escuadrones de la muerte de la guerra civil que todavía me dan pesadillas.

Queda mucho por hacer para superar la pobreza.

La situación alrededor de la minería en la zona de Cabañas lo que esta pasando en este momento es tan terriblemente similar al accionar de los escuadrones de la muerte. He estado tratando de acompañar a las personas involucradas a través de contactos en su nombre.

Es decepcionante ver que la represión continúa dentro del sistema penitenciario, y los cambios deben hacerse en la política criminal. Las personas dentro de ese sistema deben recibir la oportunidad de cambiar sus actitudes. Poco a poco tenemos que acompañar a las comunidades en sus proyectos de desarrollo. El rescate de la memoria histórica nos sirve bien al recordar nuestro pasado, para nosotros seguir adelante. Nuestro planeta está en una situación muy difícil, pero también tengo mucha esperanza en saber que muchas personas incluyéndome a mí , están dispuestos a tratar de salvarla y la humanidad.

Mucho se ha logrado gracias al esfuerzo de muchas personas y grupos comprometidos que trabajan juntos. Todo el movimiento que rodea nuestra última elección presidencial, por ejemplo, ha sido una victoria en lo que hemos sido capaces de organizar y coordinar a internacionales y nacionales para derrotar el fraude electoral.

Reconozco y valoro el hecho de que actualmente tengo esta posición gracias a la lucha del pueblo. Es una cosa hermosa de ver que en la escuela los niños de ahora tienen uniformes, zapatos, cuadernos, y por lo menos una comida al día. A través de los esfuerzos combinados de varios ministerios en nuestro país, estamos construyendo un camino donde nunca antes existió.

Nota del Editor: Todo esto y ella tiene sólo 57 años de edad! Me siento muy honrado por esta valiente y maravilla de un mujer. Después de reunirme con ella, entendí por qué, cuando al principio preguntamos a Rosa compartir su historia, ella respondió de inmediato, “sólo si usted habla con mi mamá también.”

Home (return to Embracing El Salvador)

Contributions

    Afflicted with Hope / embracingelsalvador.org is one of many outreach ministries at
    Saint Stephen Evangelical Lutheran Church (ELCA)
    30 West Main Street, PO Box 266
    New Kingstown, PA 17072

    Tax deductible donations for support of this work in El Salvador may be sent to the above address.