Gus Newport Spanish Version

NORMAN (GUS) NEWPORT
Spanish translation provided by Profesoro Español Tony Bianca

“El movimiento por la paz era la misma lucha que el movimiento por los derechos civiles.  No se pueden  separar los dos. Mirábamos el papel de los Estados Unidos en lugares como Corea, Vietnam y Nicaragua. Si se examina la política americana, siempre está invadiendo o bombardeando países del tercer mundo de color “.

Nota del editor: Gus me tiró a un lado mientras observábamos las elecciones presidenciales de 2014 para comenzar a compartir su experiencia inicial en El Salvador. “Fue cuando yo era alcalde de Berkely, California, y me pidieron que fuera a una misión clandestina detrás de las líneas enemigas durante la guerra …” Ahora si ESO no es suficiente para tentarme a perseguir su historia, ¿qué es? Dos meses después seguimos con una entrevista completa de Gus y su esposa, Kathryn.

Gus el día de la elección presidencial de El Salvador

Mientras buscaba su nombre para prepararme para la entrevista, descubrí que ya mucho se ha escrito sobre la participación de Gus en el desarrollo de la comunidad, los derechos civiles y el servicio público. Durante la entrevista, Gus clarificó la conexión que él ve en esas tres áreas. Después de la entrevista, mientras trataba de averiguar por qué alguien con los conocimientos de Gus se sentiría llamado a ir a El Salvador en primer lugar, hizo clic.

La misma historia, geografía diferente. Gus podía identificarse fuertemente con la difícil situación del pueblo salvadoreño. Gus, junto con al menos tres generaciones de su familia minoritaria, creció en opresión no muy diferente de los salvadoreños encontrados bajo el dominio español y el de la oligarquía. La madre de Gus y sus otros mentores cercanos eran fuertes defensores dentro de sus comunidades, dispuestos a hablar y a trabajar por la justicia y un cambio positivo similar a los campesinos, estudiantes y clérigos en la historia salvadoreña. Los temas que enfrentaron a  Gus durante el movimiento por los derechos civiles y sus secuelas en los Estados Unidos tienen un paralelo cercano con los problemas enfrentados por los salvadoreños durante la guerra civil y sus secuelas.

Gus no se siente intimidado. No tiene miedo y es valiente. Cuando ve un error, lo rectifica él mismo o va a la más alta autoridad para relatarlo. La persona quien invitó a Gus en este secreto viaje de cuatro personas a El Salvador en medio de su guerra en 1985 conoció bien a su carácter. Cuando volvió, Gus hizo una gira de 20 ciudades, así como testificó en el Subcomité del Hemisferio Occidental en el Congreso, relatando las violaciones de derechos humanos y las atrocidades que presenció. Estos esfuerzos de “denuncia” fueron valientes e impopulares en un momento en que el gobierno estadounidense estaba financiando a los militares salvadoreños responsables por 70.000 muertes (cifras de mediados de la guerra, según la memoria de Gus) que los militares negaban y de las cuales el público estadounidense no conocía. Ese primer viaje a El Salvador forjó el compromiso continuo de Gus con el país y consolidó una conexión con su gente.

Mi abuela materna, quien vivía con nosotros cuando yo estaba creciendo en Rochester, Nueva York, tuvo un gran efecto en mí. Ella era tranquila y firme. Ella abandonó la escuela, avergonzada,  cuando estaba en el cuarto grado. Su maestra blanca le dio una bofetada por haber llegado a la clase tarde un día. Ella estaba en los campos recogiendo algodón en las primeras horas de la mañana antes de que comenzara la escuela. Su madre, mi bisabuela materna, era esclava. Nunca deducimos exactamente cómo ella y su familia se mudaron hacia el norte. Su padre, mi bisabuelo, era un americano nativo. Algunos de sus rasgos físicos eran evidentes en la cara de mi abuela. Fue herido en un accidente minero y murió muy joven.

Siendo el mayor de cinco niños y nacido el 5 de abril de 1935, a padres pobres de clase trabajadora, tuve la oportunidad de conocer a mis padres especialmente a mi madre, mejor que mis dos hermanos y mis dos hermanas. Mi mamá me llevó a todas partes con ella. Ella era una criada que limpiaba en el centro de la ciudad que más tarde se convirtió en operadora de ascensor en el Ayuntamiento. Yo iba a su encuentro después del trabajo cada noche para caminar con ella a casa. Mientras esperaba a que ella terminara el trabajo, leí los periódicos o avisos que estaban disponibles en el lobby. En nuestros paseos a casa, mi madre y yo tuvimos unas buenas charlas sobre los temas importantes del día.

Mi madre fue mi primer modelo. A pesar de su necesidad de abandonar la escuela después del octavo grado, mi madre estaba comprometida tanto con nuestra familia como con la comunidad. Durante muchos años mi mamá sirvió como la cabeza de la PTA de toda la ciudad, así como presidió la junta directiva de la casa de asentamiento local. Ella acreditó su trabajo en nuestra iglesia Bautista con enseñarle sus habilidades de organización competentes. Años más tarde, cuando yo hablé con uno de los cofundadores de la casa del asentamiento, Dick Bowers, de la Universidad de Colombia, me preguntó a qué universidad  de posgrado mi madre había asistido porque era tan fuerte en las reuniones. Para mi madre, la comunidad significaba combinar la familia, la iglesia y el alcance en el vecindario. Ella personificó lo que Martin Luther King más tarde se referiría a “comunidad amada”, que era mostrando cuidado y preocupación no sólo por su familia inmediata, sino también por todos los demás en el barrio. Mi madre también era activa en el Partido Demócrata. Estaba completamente inmersa en sus esfuerzos. Ella y mi abuela materna vivieron cada una hasta su 98º año. Mi madre murió en 2011.

No fue hasta años más tarde que reconocí el papel que mi papá tuvo en nuestra vida. Apoyó los esfuerzos de cada uno de nosotros, especialmente mi madre. Mi papá era capataz en la fábrica local de embalaje de carne . Trabajé en su planta de vez en cuando. Cuando los niños en la escuela secundaria comenzaron a asignar apodos, el mío era “Hog Gus” desde que trabajé en la planta de carne. El “Hog Gus” se acortó a “Gus” y se quedó. Mi padre era un ávido pescador y jugador de “pinochle.”  Él murió en 1978 a la edad de 65.

Mi vida temprana era rica en vida de familia a pesar de ser económicamente pobre. Nos divertimos y estuvimos involucrados en nuestra comunidad principalmente a través de la iglesia y los deportes.

Todo el grupo de chicos con quienes me paseaba el tiempo era atlético. Nuestro equipo de softbol, patrocinado por Kodak, ganó campeonatos durante nueve o diez años. Jugaba al baloncesto y era capitán del equipo de fútbol americano. Tuve una beca de fútbol para asistir a la Universidad de Syracuse. Cada verano fui a acampar, a menudo a través de la iglesia. Mis hermanos son tan diferentes de mí,como, la noche y el día. Nunca se involucraron en sus comunidades. Mis hermanas ya no viven, y mis hermanos aceptaron el estilo de vida corporativo.

Ir a la iglesia era algo que teníamos que hacer. Mi mamá quería que yo fuera un ministro bautista, pero le dije que no estaba en mi futuro. Charles Brody, nuestro ministro, se hizo más tarde el director del Seminario Bautista Norteamericano en Atlanta. Su padre, que era un ministro bien conocido, era un buen amigo del padre de Adam Clayton Powell, el padre de Adam era ministro. La fe para mí sucede en una acción consistente: en organizar, en la elaboración de estrategias, en la realización, en no aceptar el statu quo. Nos ofrecimos voluntariamente en cosas que queríamos cambiar, como el feminismo y el movimiento ambientalista. Veo que la iglesia institucional es más relevante en el Sur. En el Sur, la iglesia sirve a toda la comunidad alrededor de su estructura. En el Norte, parece servir a sus miembros sólo los domingos.

Ya a la edad de 13 años, los niños éramos víctimas de la brutalidad policial; crecí con algunos sentimientos negativos sobre la policía y sus prácticas. Siempre fui un niño grande y tendía a pasar el rato con la gente mayor. Siempre estábamos tratando de averiguar cómo tratar con la policía.

Yo no estaba preparado para la universidad y abandoné los estudios. Desde el punto de vista educativo, realmente no tenía modelos a seguir en mi familia, y yo fui el primero de nuestra familia en asistir a la universidad. Yo no era un buen estudiante. Terminé reclutado en el ejército y serví de 1958-1960 en Heidelburg, Alemania, donde trabajé en la inteligencia. (Años más tarde terminé mis estudios universitarios en el campus de Oakmont de la Universidad de Goddard, donde recibí títulos en administración de empresas.)

En nuestra base, el ejército contrató a trabajadores alemanes para trabajar en la cocina. Nuestros superiores recaudaron dinero de cada uno de nosotros, los soldados, para pagar por su trabajo. Había muchos tipos educados en esta unidad, incluyendo varios que tenían antecedentes de auditoría. Sospechaban que los trabajadores alemanes no estaban recibiendo todos los fondos que nosotros, los soldados, estábamos contribuyendo a sus salarios. Sospechábamos que algunos de los oficiales estaban quitando fondos de esta colección cuando descubrimos los bajos salarios que pagaban a los alemanes. Estuvimos de acuerdo en no contribuir nuestra asignación mensual esperada hasta que llegamos al fondo de esto. Un día tuvimos un retiro, y uno de los auditores fingió que había tomado pastillas para dormir y no se pudo despertar. En lugar de eso, se escurrió al cuartel donde comprobó los registros y confirmó nuestras sospechas. Los oficiales estaban tomando dinero del fondo. Yo era el ÚNICO entre los 400-500 soldados que siguió con las amenazas de retener mi sueldo. Los oficiales tomaron todo mi equipo y firmaron el papeleo para una “separación temprana” que todavía me permitía una descarga honorable. La noche antes de irme, los tipos de la banda militar salieron y tocaron “Hail to the Chief” y me clavaron una medalla de Cracker Jack. Al día siguiente los oficiales me pusieron en un coche de mando y me condujeron hasta el aeropuerto de Frankfort y se quedaron conmigo hasta que subí al avión. Ellos querían evitar que yo hablara con cualquier reportero para el periódico militar. Cuando volví a Fort Dix, escribí a mi congresista y ellos hicieron una investigación. Cinco oficiales de mi base acabaron castigados. Era mal la forma en que trataban al personal alemán, y no me arrepiento de lo que hice.

Me había casado con mi novia de la escuela secundaria, pero el matrimonio no duró mucho después de que regresé a casa del ejército. Tuvimos un hijo y una hija, y mantengo una buena relación con cada uno de ellos.

Después de regresar a casa, volví a trabajar en la fábrica de envasar de carne. Más tarde hice una prueba para IBM, y me ofrecieron un trabajo en el Bronx, donde trabajé en cableado, clasificación e impresión. Más tarde me trasladaron a White Plains, Nueva York, trabajando en ordenadores de la computadora principal. Trabajé con un grupo de ingenieros involucrados en los cálculos para el primer viaje del cohete Apollo a la luna. Cuando me enviaron a la escuela para aprender las habilidades que ya estaba haciendo, no pudieron averiguar cómo yo sabía qué hacer ya. Todo tenía sentido para mí, siguiendo el formato paso a paso.

Además de mi madre, Adam Clayton Powell era uno de mis otros dos mentores en mi veintitantos años creciendo en Rochester. Él era probablemente responsable de patrocinar más legislación en la educación que cualquier persona en el congreso. Él desafió constantemente la estructura de poder trabajando en la política social y el alojamiento comprable.

El otro era Malcolm X. Me involucré en el grupo de derechos civiles de Rochester con Daisy Bates, quien fue responsable por integrar las escuelas de Little Rock, Arkansas. Alrededor de 1962, después de que la policía asaltó la oficina de los Musulmanes Negros en Rochester, Malcolm X llamó a Daisy para preguntar a quién podía contactar en la ciudad. Ella le dio mi nombre. Hablamos por teléfono muchas veces, y lo conocí en el aeropuerto. Tan pronto como aterrizó, estaba rodeado de hombres blancos con trajes y corbatas, y él preguntó: “¿Quién es Gus Newport?” Hablé y él respondió. “Joven hermano, tienes el mejor teléfono intervenido de los Estados Unidos, son agentes del FBI”.

El pensamiento analítico de Malcolm X me fascinó, y me influyó mucho. Se involucró en el movimiento internacional panafricano y fue amigo de Nehru. Continuamos relatando, y cuando fue expulsado de los Musulmanes Negros, fundamos la Organización de la Unidad Afro-Americana. La legislatura estatal cambió sus leyes que no permitirían a alguien como Malcolm X a hablar en cualquier institución que tenga estado sin afán de lucro. Después de eso, habló en las universidades. Reconoció el intelecto dentro de Harlem, donde vio a tantos negros talentosos sin oportunidades. Le preocupaba que los negros se consideraban ciudadanos estadounidenses de segunda clase sin derechos. Sentía que los Estados Unidos no reflejan la historia sino que crean propaganda. Malcolm X estaba siendo considerado como un posible reemplazo de Adam Clayton Powell. Él y Martin Luther King se habían reunido una vez. Cuatro días después de haber viajado juntos, Malcolm X fue asesinado. Lo esperaba; estaba recibiendo amenazas de muerte. Varios miembros de la familia me llamaron para informarme de su muerte y para comprobar mi seguridad. El FBI vino a verme un día o dos después.

Estuve en White Plains, durante tres años cuando estalló el disturbio racial de Rochester en 1964. El asistente del administrador de la ciudad me conocía bien. Sus experiencias eran como periodista y era sensible al movimiento por los derechos civiles. Él era consciente de mi relación con la juventud allí y mi conocimiento del jefe de policía, y me preguntó si estaría dispuesto a venir a intervenir. Regresé como mediador durante unos días.  Establecimos un acuerdo entre la policía y la juventud. Debido a que muchas de las tiendas fueron saqueadas y no había fuente de alimento, les pedí que establecieran un programa de estampillas de comida. También pedí que la ciudad estableciera al menos 250 becas para niños que normalmente no tendrían oportunidad de asistir a la universidad.

Sentí que había desempeñado un servicio valioso a mi comunidad de mi ciudad natal sirviendo como negociador competente. Sin embargo, mi empleador no vio mi papel en un disturbio racial en la misma manera. Di mi aviso. Mis compañeros de trabajo me preguntaron si realmente quería renunciar a un trabajo seguro y un buen salario. Respondí a mis compañeros de trabajo con “La seguridad es un estado de ánimo”. Les pregunté si realmente les gustaba su vida. No tenían tiempo para la vida familiar, ni para la vida recreativa. IBM les dijo cómo vestirse, qué tipo de personas con quienes podían salir. Tenían su propio club de campo. No me gustó el ambiente de trabajo. Dejé IBM en 1966.

Una vez más volví a Rochester para vivir. Esta vez hice la comercialización y la nómina para una compañía farmacéutica. Desde 1968 hasta 1974, tuve un trabajo con el Departamento de Trabajo. Desarrollamos módulos de planificación para un programa nacional para redactar una subvención de capacitación laboral para el desarrollo del trabajo que nos envió a Puerto Rico y las Islas Vírgenes y más tarde al área de la Bahía. En Puerto Rico creó una economía entera. La isla ya era rica en pesca y café, pero le faltaban la refrigeración y las carreteras para transportar los granos de café. Vimos esas necesidades y actuamos sobre ellas reuniendo a la gente para crear la suma del todo. En el área de la bahía trabajamos con trabajadores de restaurantes y colegios universitarios.

En 1974, un primo lejano en Berkeley me invitó primero a hacer un análisis de comparabilidad de salarios en Oakland y luego para establecer un servicio de empleo juvenil de verano en Berkeley. Los trabajos oscilaron entre habilidades de electricidad hasta las de carpintería. Cuando Mary Brown dijo que las mujeres deberían recibir el 25% de todos los empleos no tradicionales, rompió las leyes de “buenos viejos” y permitió a más mujeres en la fuerza de trabajo. Trabajando en muchas ONG fue una experiencia de aprendizaje para mí

Al principio fui candidato para un asiento en el Ayuntamiento de Berkeley en 1977, pero luego abandoné la carrera cuando descubrí que conocía y me gustaban las políticas del oponente. En 1978 un grupo de personas me seleccionó para la posición de alcalde. Al principio estaba desinteresado pero estuve de acuerdo y fui elegido. Tomé una licencia del Departamento de Trabajo y permanecí alcalde durante ocho años.

Viviendo en California durante ese período de tiempo, me volví activo en el movimiento por la paz; Era la misma lucha que el movimiento por los derechos civiles. No se pueden separar los dos. Estábamos mirando el papel que los Estados Unidos estaba haciendo en lugares como Corea, Viet Nam y Nicaragua. Si nos fijamos en la política estadounidense, siempre invadimos o bombardeamos a países del tercer mundo de color. Después de la Segunda Guerra Mundial no invadimos a ningún país blanco.

Berkeley comprendía en gran medida una coalición de blancos progresistas, negros americanos y centroamericanos evaluando estas políticas internacionales. Dimos órdenes a nuestra policía de no detener a ningún inmigrante. La primera etapa de mi período como alcalde, una mujer me visitó y me pidió que empezara un grupo, “El Nuevo El Salvador Hoy” {NEST}, que tuvo mucho éxito. {Nota: NEST y Share-Ayuda Salvadoreña de Ayuda Humanitaria, Investigación y Educación se fusionaron en 1992 en Share Foundation.
(Http://www.embracingelsalvador.org/jose-artiga/) NEST se convirtió en un ímpetu para el Programa de Ciudad Hermana, establecido en 1983, que vinculaba a las comunidades a través de las fronteras geográficas. Las iglesias luteranas guiadas por sus pastores incluyendo defensores como el Pastor Will Herzfeld asumieron papeles de liderazgo.

El pastor Gus Shultz fue otro pastor luterano que ayudó a establecer el Movimiento del Santuario donde las iglesias ayudaron a los refugiados de guerra y a otras personas que buscaban asilo político ofreciéndoles hogares, educación, asistencia médica y asistencia legal. Creamos esto en 1983 en gran medida como resultado de la guerra civil de El Salvador y la necesidad de mantener seguros a los ciudadanos salvadoreños que pudieron escapar a los Estados Unidos.

Como miembro de NEST, fui aprobado a viajar a cualquier parte dentro del país que elegí. Un miembro del FMLN (asociado al movimiento guerrillero en oposición al ejército salvadoreño) me acercó con la idea de acompañar a un sacerdote jesuita de la UCA (Universidad de Centroamérica) a la zona de guerra del país para ver de primera mano lo que estaba sucediendo allí debido al gran número de víctimas, muchas de las cuales eran aldeanos inocentes. Nos dijeron que más de 70.000 salvadoreños ya habían sido matados. Estuve de acuerdo en hacer el viaje. Hicimos saber a nuestro congreso que si no estábamos fuera del país dentro de diez días, debían realizar una investigación. El embajador se me había acercado diciéndome cómo planeaban hacer un bombardeo de la zona, pero estaban preocupados por cómo sacar a las mujeres y a los niños. Los otros miembros de nuestro grupo fueron un fotógrafo, un traductor de CISPIS (Comité en Solidaridad Con La Gente en El Salvador) y un miembro de NEST.

La lucha entre el ejército y las fuerzas  guerrilleras fue intensa en el departamento de Chalatenango, en la parte noroeste del país, en la frontera con Honduras. {Aun en 1980 se registraron numerosas masacres en pequeñas aldeas rurales de esta zona.}

Nuestro grupo se registró en el Hotel El Camino, y fui inmediatamente reconocido porque justo antes del viaje, la revista Newsweek publicó un artículo sobre “el alcalde de Berkeley en el ghetto gastrónomo delicado”. Me preguntaron por qué estaba allí, y respondí “de vacaciones”. Necesitábamos mejores historias inventadas en el caso de que seríamos interrogados en los puntos de control militares. En ese momento  El Salvador estaba pasando por un programa de vacunas que tanto el ejército como las guerrillas endosaron. Por lo tanto, mi historia era que estaba en el país para observar esta gran campaña humanitaria entre dos facciones en guerra.

En nuestro segundo día nos llevaron a un restaurante muy oscuro, y alguien nos dio una visión general de dejar nuestra ropa en un monasterio y direcciones sobre conducir hasta un área específica en un Jeep. Nos dijeron que si alguna vez chocamos con esta persona de nuevo, no podríamos actuar como si lo reconociéramos. Era Servicio Secreto Salvadoreño.

Cuando bajamos de nuestro Jeep, nos dijeron que sería una hora a pie a nuestro destino; resultó ser seis horas. Había una gran señal de bienvenida, “el alcalde de Berkeley, California.” María Chichilco, (su nombre guerrillero), anterior trabajadora religiosa, fue la administradora de esta zona. Ella estaba a encargada del gobierno alternativo organizando comida, medicamentos, etc. {Vea “Historia de María” en línea para más información sobre ella.} Ella nos dio una visión general de la situación. No había techo en ningún edificio, ni agua, ni electricidad. Le pregunté adónde se va para usar el inodoro y me dijeron: “Si usted tiene que hacer pipí, vaya a 100 yardas, si tiene que hacer caca, vaya 200 yardas”. Estábamos en una marcha para encontrar la ciudad hermana de Berkeley cuando el joven líder guerrillero, nuestra persona de punta, de repente nos dijo que tendríamos que volver rápidamente a cierta casa con un techo porque venía un ataque de bombardeo. Sin duda un avión ESTADOUNIDENSE bien marcado hizo estragos en la zona con bombas. Nuestro fotógrafo sacó algunas buenas fotos del mismo. La gente de nuestra ciudad hermana se disculpó por no poder reunirse con nosotros. Las personas con quienes hablamos compartieron historias de abusos y atrocidades contra los derechos humanos. Había gente cuyas partes del cuerpo se cortaban, mujeres embarazadas cuyos fetos fueron cortados de sus vientres por bayonetas militares, todo por militares respaldados por los Estados Unidos. Éstas eran las historias más horribles que había oído en mi vida.

María Chichilco Serrano en su casa de Arcatao cerca de la frontera hondureña

Continuamos con una marcha forzada hacia la frontera hondureña. Por la noche se podían ver todas las colinas ardiendo en lo que se conoce como “la antorcha ardiente”. Era como describieron Viet Nam. Las áreas agrícolas eran en gran parte poseídas y manejadas por las compañías grandes de fruta tales como Dole y otras que eran corruptas y que controlaban. No pagaban a sus trabajadores un salario justo, que es porqué los EE UU quieren a menudo mantener un gobierno derechista en control para aprovechar de las inversiones de capital.

No pude reaccionar a lo que vi y oí en ese momento. Nuestras vidas estaban en manos de los que nos guiaban. Fue después de que regresé de ese viaje de diez días que el impacto me golpeó. La prensa me entrevistó y empecé a reaccionar. Solo lloré sabiendo que nunca volvería a ver a la mayoría de esas personas de nuevo. Yo estaría conduciendo en el camino a Monterrey y vería un helicóptero por encima y tendría que salir al lado de la carretera porque mis pensamientos volverían a los estudiantes salvadoreña tratando de aprender en escuelas improvisadas sin techos. Dibujarían dibujos de helicópteros con puntos con lápiz, indicando bombas cayendo del cielo.

Testifiqué en el Subcomité del Hemisferio Occidental en el Congreso con Eliot Abrams y su personal a pie detrás de mí ridiculizando y negando cada una de mis declaraciones. Un par de veces me di la vuelta y enojado le dije que se callara. Yo estuve allí y vi lo que estaba pasando, y teníamos fotos para probarlo. Luego hice un viaje para dar una plática en veinte ciudades. La gente tenía que saber lo que estaba sucediendo. Nuestros medios de comunicación no decían la verdad, y alguien tenía que hacerlo.

Ese viaje fue el primero de muchos viajes a El Salvador. Cuando terminó su guerra, volví a participar en algunas de las negociaciones de los Acuerdos de Paz de 1992. Volví a ser testigo a la excavación de cuerpos. Serví como monitor de elecciones muchas veces. Esperamos volver para su inauguración presidencial.

Gus comparte sus conocimientos con un monitor de primera elección

Kathryn estuvo expuesta a los derechos civiles por algún tiempo. Su padre fue educado en la Universidad de Stanford en la década de los 1960 y estableció su práctica médica en Cleveland, Mississippi, durante el movimiento por los derechos civiles. Ella recibió su licenciatura de la Universidad Smith y sus estudios de posgrado en la Universidad de Rutgers. Kathryn fue invitada a Nicaragua por Daniel Ortega. Jerry Rubin también estuvo en ese viaje. Después del huracán de 1989, regresó a Nicaragua para pasar tres meses ayudando a reconstruir su Costa Atlántica. Kathryn vivía en Boston. Me mudé a Boston en 1986 cuando fui invitado por la Universidad de Massachusetts (Boston) para enseñar un curso sobre la economía alternativa. Tres de nosotros hicimos mesas redondas sobre el gobierno municipal en diferentes universidades. Tuve la buena suerte de trabajar con legisladores negros y latinos en una política de la vecindad especial. Fui expuesto a y más tarde dirigí el Dudley Street Neighborhood Initiative. {Esta es una ONG de revitilización de vecinos formada en 1984 por los residentes en Roxbury, North Dorchester un área dos millas del centro de Boston. Organiza y da poder a los diversos residentes para crear una visión compartida en la programación incluyendo la vivienda, la seguridad, el alcance a los niños, la cultura y los colaboradores de la fuerza laboral. El video documental “Holding Ground” fue una herramienta útil en lugares como MIT y la Universidad de California (Santa Cruz) para ilustrar la revitalización de los vecindarios.

Trabajando con la calle Dudley Neighborhood Iniative es uno de mis logros más orgullosos. El amor duradero entre la gente de El Salvador y mí es otro en la parte superior de mi lista. Por supuesto, mi relación personal con mi hijo e hija es número uno en mi lista.

Kathryn on El Salvador’s election day

Kathryn y yo tuvimos una boda falsa en Nicaragua y entonces nos casamos en diciembre de 1989. Ella estuvo involucrada en el Consejo de Paz de los Estados Unidos antes de conocernos. Fui nominado para ser presidente de esa organización el día en que Nelson Mandela fue puesto en libertad, pero rechacé la nominación. Berkeley fue la primera ciudad americana en desinvertirse de Sudáfrica.

Kathryn disfruta de la jardinería y la lectura. Todavía hay lugares en el mundo que le gustaría ver, incluyendo Sudamérica, Sudáfrica, Guatemala y algunas de las islas del Caribe.

Si cambiara las cosas en mi vida, daría más a la educación. Me han dicho que debo escribir mi propia historia; sin embargo, mi actual enfoque mental está en un próximo reemplazo de rodilla. El ejército provee mis necesidades médicas.

Cuando Barak Obama fue elegido presidente, mi mamá estaba tan feliz y orgullosa. Ella me llamó diciendo: “¡Lo hicimos, lo hicimos!” Y sin embargo, se miran a Afganistán y a las políticas domésticas e internacionales todos estos años después y se pregunta qué pasó con nuestra dirección esperanzadora. Si el presidente Obama se hubiera levantado con principal y si se hubiera desafiado más; si hubiera alcanzado al otro lado del pasillo cuando inicialmente entró en la presindencia y si hubiera mostrado más respeto, ¿habría cambiado el curso de los acontecimientos? ¿O es el sistema en sí tan corrupto que no habría hecho ninguna diferencia? ¿Qué tipo de persona se necesita para el liderazgo? No veo nada que apunte a una gran esperanza para nuestro país. Sería agradable ver un nuevo movimiento que trae esperanza al país.

En comparación con la primera vez que lo visité, tengo esperanzas en cuanto al futuro de El salvador. La comunidad y las estructuras familiares son fuertes. El proceso electoral sigue mejorando. Su búsqueda de educación está mostrando un crecimiento positivo. Mi preocupación más grande sigue siendo el papel de los EEUU si interviene. Ahora estamos entrando y comprando todos los bancos para controlar su economía. Eso no aumenta la calidad de sus vidas. Nuevamente, nuestros medios de comunicación no escriben sobre estas cosas. Algunos de los movimientos positivos del pasado parecen haber caído de la pantalla del radar. ¿Qué pasó con la teología de la liberación, por ejemplo? Ya no se oye hablar de esta escuela interconfesional de pensamiento que guió tantas reformas sociales para la justicia y el activismo durante los años cincuenta y sesenta.

Tengo 79 años y sé que con la edad se supone que uno es más amable y debe perdonar y olvidar. Elijo no aceptar olvidar ni tampoco perdonaré totalmente basado en lo que he visto suceder. No he tenido que vivir en un país del tercer mundo en desarrollo, pero trato de mantenerme conectado con El Salvador y apoyar al pueblo salvadoreño en solidaridad, mientras pueda. Quiero disfrutar de una vida feliz mientras continúo trabajando en los asuntos que siento que hacen una diferencia en la comunidad global de la que habló Martin Luther King y que mi madre practicó.

“La injusticia en cualquier lugar es una amenaza para la justicia en todas partes”. Martin Luther King

Home (Return to Embracing El Salvador – Norman “Gus” Newport -English Version)

 

Leave a comment for: "Gus Newport Spanish Version"

Contributions

    Afflicted with Hope / embracingelsalvador.org is one of many outreach ministries at
    Saint Stephen Evangelical Lutheran Church (ELCA)
    30 West Main Street, PO Box 266
    New Kingstown, PA 17072

    Tax deductible donations for support of this work in El Salvador may be sent to the above address.