Francisco Rivas – Spanish Version

El cuento de Francisco Rivas Marroquín

 

These two owners have given my son what I have been unable to give him.

<<Estos dos propietarios han dado a mi hijo lo que yo no he sido capaz de darle. >>

Nota del editor: Esta era una parte de una entrevista combinación de un padre y su hijo a una finca de café donde ambos trabajan, pero  el hijo de Francisco, Evers, ahora es el mandador.  Habíamos tomado el pelo a Evers sobre lo que haría si tuviera que despedir a su propio padre.  << No trabaja más de jornada completa, >> Evers había explicado.  <<Mi papá trabaja estacionalmente  haciendo cosas como la tala de los cocos de los árboles. >>  A ese punto estiramos el cuello mirando arriba, arriba, arriba en los cocoteros de gran altura y preguntamos, << ¿Usted subió estos árboles?>>  El de 57 años se sonríe y asiente con la cabeza y nos contraemos en incredulidad.  Guau, este hombre está en buena forma.

 

Este pedazo de tierra y yo estamos muy bien familiarizados.  Cuando era más joven, trabajé aquí con los bisabuelos de los propietarios actuales que lo dirigieron.  Entonces, hubo un período de tiempo cuando un miembro de la familia lo poseyó pero vivió en los EEUU haciendo solamente visitas ocasionales. La propiedad se convirtió entonces cubierto de muchos años de desuso y abandono cuando nadie vivía aquí ni cultivaba activamente la propiedad.   Hace unos años los propietarios actuales tomaron un interés en regresar al país para tratar de revivir la finca a su vida anterior.  Están trabajando muy duro para aprender todo lo posible para que sea una impresa sostenible.

 

Mis padres también trabajaron  cerca de un volcán en la producción de café en un pueblo llamado Cerro Verde.  Yo nací el 20 de septiembre de 1956.  Asistí a la escuela dos años que era el tiempo suficiente  para aprender a leer y escribir.

Rivas

María Adelina de Rivas Sigaran y yo nos reunimos hace 30 años. Hace 15 años que nos casamos y tuvimos 10 hijos.  Seguí a hacer lo que aprendí de mi papá, .que era el negocio de café. El trabajo era estacionalmente y errático.  Era difícil alimentar a mi familia numerosa durante los períodos en los que estaría despedido.

 

[Evers lo recuerda que había tiempos también cuando su papá gastó su paga para comprarse alcohol en lugar de las necesidades de su familia.]  Sí, es verdad. Tuve un problema con la bebida a la vez. Ya no estoy interesado en beber. Algunas veces  todavía puede haber tiempos difíciles, pero no en el mismo grado que eran antes ni por las mismas razones que eran antes.  Ahora sé de Dios and voy a la iglesia en su lugar.

Durante la guerra civil de 1980-1985, estaba a carga de la finca mientras el propietario vivió en los Estados.  Esta área cerca de las montañas era  una activa para los guerrilleros.   Los guerrilleros luchando en esta área querían mal a  ver si había armas en la casa principal  de la finca y venían constantemente preguntándome si yo poseía una llave para la casa.  Siempre me negué ser propietario de una llave. (Yo tenía una pero no lo admitiría.) A menudo me utilizaron como un mensajero ordenándome enviar cartas en su nombre  a los otros productores  de café u otras  personas que tenían dinero pidiéndoles artículos tales como alimento, ropa o zapatos. Esta fue una petición frecuente. Amenazaron que si yo dije a la policía que ellos estaban en el área, me matarían y mi familia entera.  Tenía miedo de lo que me hicieran, no sólo a mí, sino también a mis hijos.  Nunca participé en cualquier lado como un combatiente guerrillero ni un miembro militar.  Elegí permanecer neutral.

Mi trabajo en la finca ahora ha cambiado.  Ahora trabajo para mi hijo, en un sentido.  En realidad, Evers es responsable de las operaciones del día a día, en tanto que  yo sólo trabajo en forma ocasional. Sin embargo, es un cambio de roles.  Trabajamos bien juntos, aprendiendo y valiendo uno al  otro.  Dos de mis otros hijos trabajan aquí en la finca también.

Es un sueño de Evers y de mí de ser dueños de nuestra propia propiedad y entrar en la producción de café.  El gobierno ha sido tratando de dar la tierra a la gente que ha trabajado todas sus vidas en la producción de café. Vamos a esperar y ver lo que pasa.  Evers y yo formamos un equipo bueno.  Cuando se trabaja en un puesto de trabajo en el sector informal, no hay pensión.  Espero poder seguir  trabajando por el tiempo que permanezco sano.  Después de eso, espero que mi hijo provea para mí.

Nuestra área tenía dos terremotos malos  un mes de diferencia al día en 2001 – [una clasificación 7.6 y 6.6 en la escala Richter} – causando mucho daño.  Después de eso, el ayuntamiento dio a las familias como la nuestra que perdieron sus casas propiedades en el pueblo.

Cuando era joven,  hice muchos errores.  No era responsable por la bebida.  Ir a la iglesia está ayudándome ver que hay otra manera mejor de vivir.  Cuando era joven, no pensé mucho acerca de la seguridad, pero ahora pienso que sería una buena idea para cualquier persona que esté interesado en la aplicación de ley para proteger a la gente.  Ahora que tengo 10 hijos y 7 nietos, yo los animo para esquivar a las drogas, el alcohol, y las pandillas.

Durante las campañas políticas, siempre escuchamos muchas promesas que hacen, así esperamos que hagan más.  Los que están en la oficina tienen que hacer esas promesas reales. Hay algunos cambios positivos que suceden, pero no hay suficientes para garantizar la seguridad para la gente. La gente teme constantemente que su propiedad será robada.

En mi país las constantes que yo siempre he amado y apreciado están dentro del medio ambiente.  Me encantan especialmente los árboles y las flores.

Rivas

Estoy muy orgulloso de mi hijo para el manejo de las responsabilidades involucradas en este tipo de trabajo. Estoy muy agradecido a estos dos propietarios de la finca que han confiado en Evers and le han dado trabajo continuo.  Ayudaron a  arreglar para que él obtenga su licencia de conducir y esos tipos de cosas van más allá de un trabajo.  Estos dos propietarios he han dado lo que yo no he podido darle.  Trabajamos muy duros para mostrarles nuestra gratitud por lo que nos proveen.

Nota del editor: Francisco y Evers por supuesto están muy cómodos hablando francamente y honestamente de los momentos buenos y malos de su vida.  En un punto me burlo de Francisco y le pregunto, << ¿Quién es tu hijo favorito? >>y sin un momento de duda, me da la respuesta con la punta de su dedo a su lado.  Cuando Francisco menciona que espera que su hijo le cuide en su vejez, ni siquiera tengo que preguntar Cuál de sus 10 hijos de que habla.

 Home (return to Embracing El Salvador)

 

 

  

Contributions

    Afflicted with Hope / embracingelsalvador.org is one of many outreach ministries at
    Saint Stephen Evangelical Lutheran Church (ELCA)
    30 West Main Street, PO Box 266
    New Kingstown, PA 17072

    Tax deductible donations for support of this work in El Salvador may be sent to the above address.